Un paraíso solitario, ideal para escapar del ruido de Las Grutas
Punta Perdices, a pocos metros del puerto del Este, es el refugio de los que buscan un verano más tranquilo.

LAS GRUTAS (ASA).- Punta Perdices es uno de esos lugares del golfo San Matías que, a pesar de que cada vez son más los visitantes que arriban a la zona, y que muchos de los cuales lo hacen buscando sitios tranquilos y alejados para descansar, permanece virgen, solitario e increíblemente hermoso. Es un paraíso rodeado de mar calmo y transparente. De fácil acceso y no muy distante de lugares donde aprovisionarse para pasar un día inolvidable junto a las cálidas aguas que bañan la península Villarino. Parejas solitarias, como Lucila y Santiago, buscan allí la privacidad que en otros sitios no hallan, por la multitud que ocupa cada espacio, cada balneario a lo largo de la costa. Ella, entrerriana, rubia y bella, llegó desde la provincia de los carnavales a visitarlo. El, un robusto buzo que hace algunos años está radicado en la región, la acompaña y tomó la responsabilidad de mostrarle uno de los puntos más bellos de la costa patagónica. Juntos salieron a recorrer nuevas playas y descubrieron el paraíso. Sin percatarse aún de las fotos, caminan con el agua a la cintura mirándose los pies y el pedregullo suave mezclado con algunas diminutas conchillas que crujen a su paso. "Me hace acordar a Costa Rica", dice ella haciendo memoria, una vez que este medio interrumpió brevemente su romántico momento de relax. Punta Perdices es el extremo noreste de la península Villarino y constituye el punto norte de la boca de la caleta Falsa, una lengua de mar que se introduce por varios cientos de metros en la península. En el vértice entre la caleta y la bahía San Antonio se ubica esta playa hermosa, que aún mantiene la intangibilidad y su virginidad natural que le agregan valor a este sitio especial. El acceso a Punta Perdices, a diferencia de otras playas tranquilas y poco conocidas, es sencillo y corto. La visita por parte de los turistas que vacacionan en Las Grutas, puede darse en el marco de un paseo por el puerto del Este. Se recorren para ello los 75 kilómetros de asfalto que separan el balneario de la estación marítima y una vez que se observa la actividad portuaria desde el mirador de Patagonia Norte o desde el acceso al mar creado por la Municipalidad este verano y adquiridas las provisiones necesarias para un día de playa, se sale rumbo al este. A pocos metros del frigorífico y las oficinas de Patagonia Norte, en dirección a los puestos de Funbapa y de Policía, señalizado con un precario cartel, se abre un desvío por un camino de ripio que conduce directamente hacia la caleta Falsa y punta Perdices. No son más de 5 kilómetros de ripio a lo largo de los cuales se observa la caleta y se pasa junto a dos o tres campos. En la hermosa playa puede practicarse pesca, buceo y snorkeling. Pero lo más tentador es el descanso. Buscar la tranquilidad plena en un sitio solitario. Lejos de los ruidos, con la sola compañía de los pájaros.

Fuente de información: Diario Río Negro